Saltear al contenido principal

La foto de la derrota del terrorismo en un colegio de la Guardia Civil

La Foto De La Derrota Del Terrorismo En Un Colegio De La Guardia Civil

El colegio de Guardias Jóvenes de la Guardia Civil, en Valdemoro (Madrid) fue escenario de un acto simbólico de destrucción de armamento (incautado a ETA y GRAPO), organizado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y el Ministerio del Interior. El acto, el primero de estas características en Europa, estaba encabezado por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, en calidad de presidente del Patronato del Centro Memorial, su director Florencio Domínguez Iribarren, y el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska.

Tras guardar un minuto de silencio en presencia también de asociaciones de víctimas, agentes de diferentes cuerpos policiales como Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza, Mossos y Policía Foral de Navarra, acompañados por funcionarios de instituciones penitenciarias, levantaron una gran lona blanca situada en el centro del patio, donde estaban tendidas las 1.377 armas y 19 piezas: 697 pistolas, 172 revólveres, 274 subfusiles y fusiles de asalto, rifles de precisión y escopetas de ánima lisas. Posteriormente, una apisonadora aplastó simbólicamente las armas incautadas durante décadas por diferentes cuerpos policiales y cuya eliminación contaba con la autorización previa de los tribunales.

En un breve discurso, el director del Memorial de las Victimas del Terrorismo destacó que “la historia de estas armas” es “la historia del dolor sufrido”, porque con ellas “se asesinó y se amenazó”, se combatió “la Constitución y el Estado de Derecho”, subrayando que la eliminación de este armamento refleja la derrota de las organizaciones terroristas. Florencio Domínguez evocó cómo la entrega de armas supone “una imagen de derrota” que los grupos terroristas intentan evitar y que nunca hasta ahora se había conseguido un acto de estas características a nivel europeo. “Esa idea es la que dota al acto que hoy estamos celebrando aquí de su propia carga simbólica. La destrucción de estas armas refleja de forma visual la derrota de las organizaciones que tanto daño han causado” manifestó Domínguez. Por último, el máximo responsable del Memorial apuntó que ahora “nos queda la obligación moral de deslegitimar socialmente del terrorismo y de reconocer el sacrificio de las víctimas, que constituyen la referencia ética y simbolizan la libertad y el Estado de Derecho frente al terrorismo”.

En su intervención, el presidente del Gobierno subrayó la importancia de “seguir defendiendo la memoria” de las víctimas en actos como éste, que “refleja la victoria del Estado de Derecho y la democracia sobre el terrorismo, porque “contribuye a dignificar la memoria de las víctimas” a las que quiso recordar señalando que “las armas acaban destruidas, pero el eco de sus disparos debe llegar hasta nosotros, convertidos ahora no en representación de la muerte, sino de la memoria democrática”.  En palabras del presidente del Patronato del Memorial, este acto simbolizaba la derrota de ETA, porque “quien entrega las armas acepta la derrota”, dijo Pedro Sánchez.

La destrucción de estas armas estaba ordenada desde septiembre de 2016, cuando la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional dictó una resolución en la que autorizó la destrucción de todo este armamento.

El acto contó con la presencia de otros miembros del Ejecutivo, patronos del Memorial, donde también está el Gobierno vasco, que fue representado por la vicelehendakari Idoia Mendia. Asimismo, estuvieron presentes representantes del poder judicial y mandos policiales de diferentes cuerpos extranjeros, nacionales y autonómicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba